Gemelos, pero de distintas madres: historias impactantes del destino


Dos GRANDÍSIMAS amigas se quedan embarazadas con pocas semanas de diferencia.
¡Maravilloso! Y qué casualidad. Compartir los miedos, las dudas y las alegrías del embarazo con alguien en tu exacta situación, ¡no tiene precio! Pensar en disfrutar de la baja de maternidad juntas no puede ser mejor plan. Cuando ya crees que es inmejorable, el destino te ofrece aún más coincidencias. Daríamos a luz en el mismo hospital, teníamos buenísimas referencias y la cercanía para ambas primaba. Nuestras vidas ya estaban bastantes unidas. Casi media vida juntas. Millones de vivencias que nos habían convertido en confidentes.

Mi embarazo sobrepasaba las 40 semanas así que me dieron fecha para inducirme el parto cerca la semana 42. Para mí, se repetían los mismos pasos por recorrer del anterior parto. Hasta ese momento. Soy partidaria de que la naturaleza sea la que mande, pero los estudios científicos son tajantes: a partir de las 41 semanas de gestación, el maravilloso órgano que alimenta al niño empieza a envejecer. 17 de septiembre de 2015 a las 10 de la mañana debía acudir al hospital.La gran familia

Mientras remataba la famosa bolsa y cositas para el bebé que quería llevarme al hospital, medio día antes de la cita, me suena el teléfono: ‘¡No te lo vas a creer! Tu amiga acaba de romper aguas. Estamos yendo al hospital’, dice su marido, y buen amigo. Ilusa de mí, pensé que me estaba tomando el pelo, así que tuvo que repetírmelo. Nos separaban varias semanas de embarazo, pero a veces unas tienen prisa por nacer y otros ninguna. ¡Iban a nacer con un día de diferencia!

Sin embargo el destino quería que fueran gemelos de distintas madres, y Virginia, la hija de mi grandísima amiga casi hermana Uti, esperó a que llegáramos al hospital para nacer y para regalarme una de las experiencias más bestiales de mi vida: entrar a darle el más intenso abrazo a mi mejor amiga, en el propio paritorio, minutos después de que hubiera llegado a nuestras vidas. Inexplicables los sentimientos, innecesarias las palabras de aquel genuino momento. Mi hijo llegó seis horas más tarde. ¡Mismo hospital! ¡Mismo día! Cuatro empujones, dados al ritmo que decidían mis fuerzas (y no la ginecóloga como me sucedió en el anterior parto). Y la historia no podía acabar ahí: el destino nos asignó habitaciones contiguas para vivir los dos días intensos posterior al nacimiento de nuestros pequeños. Visita que venía a conocer a Virginia, visita que entraba a ver a Quico y viceversa claro.

Un año después celebramos, como no podía ser de otra manera, su primer cumpleaños JUNTOS.

Desconocemos si serán amigos, buenos amigos, casi hermanos o, como a veces inevitablemente soñamos, hasta novios, pero sin duda el destino les ha unido desde el minuto uno de vida. Mismos ritmos, mismos avances. Las primeras veces que mamaron, lo hicieron juntos. Las cientos de madrugadas que se despertaban para reclamar el pecho lo hacían de forma sincronizada. ¿A quién puedes escribir un whatsapp a las cinco de la mañana y mantener una conversación? Solo a una amiga dando el pecho. Toca introducirles los cereales. ¡Lo hacemos al mismo tiempo! Uno empieza a gatear un martes, el otro lo hace a los pocos días. Virginia empezó a andar un domingo, Quico tres días más tarde.

Todo esto lo comparto porque ahora mis amigos esperan un bebé del que me han hecho ¡MADRINA! Iba a quererla mucho, iba a sentirme casi tía, iba a tratarla como una hija pero ahora tengo el honor de que sea mi AHIJADA. Prácticamente la misma felicidad que cuando te quedas embarazada, pero esta vez las molestias no existen…Me hace mucha ilusión porque esta niña es la segunda hija de la familia, yo también soy segunda en el orden familiar y creo que el número que representas imprime carácter. Me hace mucha ilusión porque a mis 32 años a día de hoy mi madrina de bautizo ejerce como tal, y es una maravilla. Me hace mucha ilusión porque dicen que de los padrinos ‘heredas’ algo…espero que sea de lo bueno. Solo espero estar a la altura de las circunstancias. ¡La felicidad es inmensa!   ¡Muchas gracias amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website