El núcleo familiar a solas, una experiencia inolvidable: ‘¿te acuerdas?’

Cabaña pasiega en Cantabria

Parece mentira que con dos niños tan pequeños como Lola y Quico, 2 años y 9 meses respectivamente, me han abierto los ojos en nuestro último viaje solos. Casi siempre aprovechamos las escapadas para ir con amigos, y hace unas semanas nos fuimos a conocer un recóndito sitio en las montañas cántabras. Tan insólito que no tenía cobertura en 30 kilómetros a la redonda. El emplazamiento lo merece: montañas abruptas, verde por doquier, vacas pastando, riachuelos para saltar, caminos sin empredrar…Fue un fin de semana de desconexión total y de conexión con lo natural.

Vistas de la cabaña desde fuera

Vistas de la cabaña desde fuera

Lo más llamativo del viaje en sí llegó días más tarde cuando ya de vuelta a la rutina, nuestra hija mayor nos empieza a preguntar si nos acordamos de detalles del viaje sobre la cabaña pasiega, los animales que vimos o el lugar donde desayunamos.  Fue la primera vez que puso en palabras los recuerdos, la memoria… Con algo más de 2 años se despertó su capacidad de recuerdo, al menos que nosotros fuerámos conscientes nunca antes no había dicho ‘¿te acuerdas’. Fue la primera vez que nos decía “papá, mamá, ¿os acordáis de nuestra habitación?”, ” ¿te acuerdas de la cocina que tenía de todo? (era minúscula pero con todo lo necesario) , ¿y de la ventana por la que veíamos la montaña?, ¿te acuerdas de la chimenea?” Hasta ese momento, y hemos viajado antes y después, no había apelado al recuerdo.

Cuando le preguntamos, a día de hoy, por la cabaña pasiega se le ilumina la cara, señal cristalina de la necesidad de hacer planes solos en familia. Hablo de viajar en este post, pero sin duda, no es necesario coger la maleta, hacer un plan todo el día como ir a un museo o ir conocer un nuevo parque sirve para ‘experiencia a recorar’. La clave es que los ritmos los marcan exclusivamente el núcleo familiar, las conversaciones giran entorno al equipo en cuestión, y claramente, son los protagonistas de la ocasión.

Así que después de este experiencia nos hemos fijado un objetivo, al menos una vez al trimestre intentaremos irnos solos nosotros cuatro: un plan especial para recordar. Llenar sus cabecitas de recuerdos bonitos. ¿Alguna propuesta?

Cantabria

Paseo por Liérganes, un pueblo más que recomendable de Cantabria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website